Claves para gestionar una franquicia

31 agosto, 2017
Claves para gestionar una franquicia

Ahora que la economía está recuperándose y que el dinero empieza a fluir, muchas personas se plantean invertir en un nuevo negocio. Pero cada vez es más difícil encontrar una idea que te diferencie en el mercado, y en el caso de que encuentres la idea, ser diferente no te va a asegurar el éxito, ya que hay muchos factores que no se controlan.

Por estos motivos muchos inversores deciden apostar por negocios ya establecidos, que funcionan y dan un rendimiento. Y las franquicias encajan completamente en este tipo de inversiones, y aunque siempre existe un riesgo empresarial, este se ve reducido debido a que ya la franquicia tiene una posición en el mercado.

A la hora de decidirse por firmar un contrato de franquicia, merece la pena examinar los documentos para entender las obligaciones y derechos que se derivan del contrato. Hay ciertos elementos del mismo que vienen dentro del concepto de franquicia, como el traspaso del “know how”, así como el asesoramiento para abrir el local donde se situará la franquicia y la licencia para utilizar marcas o nombres comerciales.

Pero lo que mucha gente no sabe, es que algunas empresas incluyen en los contratos cláusulas que obligan al franquiciado a contratar los servicios de gestoría a empresas que controla el franquiciante. Esto puede no convencer a algunos, ya que a la hora de tomar decisiones puede influir el consejo de una persona que es parcial.

Por eso merece la pena intentar negociar cláusulas que te permitan contratar con gestorías como Gestoría Toledano, que viene prestando sus servicios de asesoría en Alicante desde 1972 en el ámbito de la gestión administrativa y asesoramiento de empresas, y dispone de un equipo de profesionales compuesto por gestores, abogados, economistas y graduados sociales de reconocido prestigio, preparados para atender en todo momento, de forma personalizada y adoptar soluciones para cada caso concreto.

Tener a tu disposición un gestor que trabaja para tus intereses, te permitirá poner el foco en otros aspectos de la franquicia, así como despreocuparte de otros temas. Hoy vamos a daros algunos consejos para saber en qué aspectos se pueden realizar cambios que ayuden en el desarrollo y gestión de la franquicia.

Las prácticas que ayudan a gestionar una franquicia

En primer lugar, el capital humano es el principal activo de una empresa, y éste influye de manera notable en el éxito de una franquicia. Por eso se debe de invertir en sistemas de formación continua que se complementen con manuales de buenas prácticas, para que los trabajadores se adapten en la manera de trabajar.

En segundo lugar, es necesario controlar que el franquiciador cumple sus obligaciones de asesoramiento y transmisión de información. Esto ayudará a detectar posibles problemas en la manera de llevar la franquicia, lo que permitirá evitar gastos innecesarios o problemas en el negocio. Una manera de llevar esto a cabo es manteniendo informado al departamento correspondiente de la franquicia de las decisiones estratégicas de la compañía.

En tercer lugar, hay que cuidar de la imagen y notoriedad de una marca. Esta, además de ser un factor fundamental a la hora de elegir o no una franquicia con la que trabajar, cumple un papel fundamental porque es una ventaja competitiva que permite asegurar una clientela que conoce la marca.

Para finalizar diremos que llevar un negocio es siempre algo complejo, pues existen muchos factores para conseguir el éxito. Pero las franquicias tienen una mayor posibilidad de éxito porque el franquiciante puede aportar una experiencia superior a la hora de tratar con situaciones de difícil solución.