El riesgo inherente a la franquicia

6 abril, 2018
El riesgo inherente a la franquicia

Hoy vamos a hablar de un tema que mucha gente quiere conocer, ya que normalmente se habla de que las franquicias son un negocio casi avocado al éxito debido a que es un modelo de negocio ya probado, que ha cosechado éxitos y que tiene unos riesgos que están dentro de un límite que hay que asumir.

No hay que olvidar la historia de la famosa cadena de hamburguesas y comida rápida McDonalds, que literalmente fue comprada por el inversor a los verdaderos dueños dos millones de dólares, debido a que no compartían ni la visión empresarial ni los terrenos dónde se establecían los restaurantes.

Todo esto es cierto, y en realidad hay muchas más cosas positivas de las franquicias que no decimos debido a que no es el objeto de este artículo. La realidad es que cómo todo negocio, una franquicia tiene sus cosas positivas y negativas, es algo que hay que tener claro desde un primer momento.

Al fin y al cabo, nadie vende duros a cuatro pesetas, esto se puede traducir en que los cánones y royalties que hay que pagar están ahí. Son la puerta de entrada a la franquicia, pero es que además hay que pagar otras cuantías, incluso a veces una parte de los beneficios, lo que a mucha gente le acaba echando para atrás. Incluso te limitas en ocasiones a comprar todos los productos al franquiciado, estableciendo así unas condiciones que no siempre son las más beneficiosas del mercado.

Como vemos la franquicia tiene algunos puntos muy positivos y otros negativos. Cada franquicia tiene unas características, y hay que tener en cuenta estas antes de decidir invertir el dinero en ella. De lo contrario nos veremos atados por un contrato a medio o a largo plazo por el cual debemos de mantener el negocio con unas condiciones que no nos convencen, y si queremos rescindirlo tendremos que pagar una suma de dinero importante.

En el artículo de hoy vamos a hablar de los riesgos que hay que tener claros a la hora de invertir en franquicia. Esto nos ayudará a detectar posibles cláusulas que nos limiten excesivamente, o que simplemente están fura de nuestro alcance. Conocer toda esta información es vital para conseguir tener un negocio fructífero a largo plazo.

Conoce las condiciones antes de firmar

En primer lugar,infórmate de antemano sobre el estado fiscal y económico de la franquicia, además de conocer a los directivos y sus posibles problemas personales. Esto nos ayudará a ver si hay posibilidades de quiebra o inestabilidades que nos afecten directamente. De lo contrario, nos veremos en medio de un problema de la matriz que no podemos solucionar, y encima nos ata de pies y manos.

Esto es algo vital en el sector de la restauración, ya que hay que tener muy controlados los costes de los productos para no vender por debajo de un margen de ganancia. Si la matriz a la que le compramos no tiene una buena salud económica no podrá comprar a gran escala para que el franquiciado pague un precio menor.

En segundo lugar, acepta que tú no tomas las decisiones, Es importante darse cuenta de que, sin importar cuál sea el argumento de venta, no eres, en realidad, tu propio jefe. Si eso es lo que buscas, probablemente las franquicias no sean para ti. Debes apegarte a la fórmula. Hay muy poco espacio de maniobra para la innovación. Las franquicias dependen de la ejecución de un plan de negocio al pie de la letra.

En tercer lugar, asegúrate de tener dinero suficiente. De lo contrario emprenderás en una actividad comercial que te llevará a pedir un crédito o hipoteca, poniendo en riesgo los bienes personales, que en todo momento tienen que estar fuera de la actividad comercial que lleves a cabo.

Muchas personas se lanzan a la franquicia pensando que van a tener ingresos inmediatos, pero no es así. Ten en cuenta que tienes que elaborar un presupuesto muy detallado, determinando en él cuánto vas a tener que gastar en la empresa y en ti mismo, ya que vas a tener que vivir y es mejor tener un plan b, c, d y así hasta el final.

Como vemos, no siempre es necesario emprender en el sector de la franquicia, sobre todo si tienes una idea valorada por una auditoría de mercado que la respalde. Por ejemplo, en el sector de la seguridad laboral no hay muchas franquicias, pero sí que destacan empresas como ST Seguridad, una empresa de seguridad en trabajos de altura en Sevilla que ofrece sus servicios y productos a nivel nacional marcada por una filosofía en la que prima la seguridad y la calidad. Hablamos, por tanto, de una empresa que nació a nivel local o provincial y se ha ido expandiendo por todo el territorio español ofreciendo sus servicios a pesar de no tener sedes, o franquicias, repartidas por otras comunidades. Sea como sea, lo que realmente importa es tener una visión amplia y de futuro que nos dé las cualidades necesarias como para ir creciendo, poco a poco, nos movamos en el sector en el que lo hagamos.