La importancia de la imagen corporativa en una franquicia

17 junio, 2016
La importancia de la imagen corporativa en una franquicia

Si ya de por sí la Imagen Corporativa de una empresa es importante, cuando formas parte de una franquicia cobra el doble de valor. Lo principal es que sea clara y diseñada de que se identifique. El diseño de todos los elementos que la componen debe ser pensado desde una perspectiva central a fin de evitar acciones aisladas, es decir todos remando en la misma dirección. Hay que saber que no es fácil ni montar una franquicia de ropa de niño, pero los beneficios pueden merecer la pena.

Cuando yo monté una franquicia, lo primero que hice fue ponerme en contacto con estos pintores en Barcelona que eran perfectos para que dieran una mano de pintura al local. Había que ponerlo tal cual era a la empresa matriz, por eso quise ponerme en manos de profesionales, y la verdad es que la apuesta salió bien. Tuve que explicar cada color, es decir qué significa y asociarlo con la empresa, con muestras de colores y significados. Y por supuesto, cuando tuvieron que rotular el nombre en la fachada, les expliqué los pasos de por qué el logo se encuentra en minúscula, mayúscula, gruesa, delgada o cursiva.

En una franquicia, esta imagen adquiere una vital importancia, ya que es uno de los factores que sustentan su prestigio y éxito. Es la imagen corporativa lo que da a la cadena franquiciada su personalidad diferenciadora frente a la competencia, por eso cuando te decides a montar una franquicia, tienes que tener claro que tienes que amoldarte a su imagen.

El manual

Por lo general, esta imagen se recoge en un manual que recoge medidas, colores, tamaños y todos aquellos soportes que pueda contener o llevar esta imagen. Cuando me puse en contacto con ellos, es lo que me pasaron para posteriormente entregárselo a los pintores y que ellos hicieran su trabajo. En la fachada se tuvo que pintar cómo es.

Por supuesto que el material de oficina debe ir con nuestra imagen. Así, las tarjetas personales, los sobres, las facturas, la escarapela, la carpeta empresarial, que es donde se almacena toda la información de la empresa, debe conservar la imagen corporativa. No hay que olvidarse de los uniformes de los empleados, que también deben de ser corporativos, llevando la imagen de la empresa.

Como puedes comprobar, el mundo de la imagen corporativa da para escribir unos cuantos libros. La verdad es que yo no he tenido ningún problema con mi franquicia, pero si conozco a muchos amigos, uno de ellos trabaja en el sector del vino, todo un mundo sin explotar, que con otras los han tenido, sobre todo por no seguir la línea de color o de imagen. Ellos saben que cualquier incongruencia entre la imagen corporativa total y las posiciones de las ofertas individuales del producto será confusa para los clientes potenciales y tenderá a reducir la rentabilidad de las ventas. Y es que si quieres ser una franquicia tienes que saber qué debes seguir estos pasos.