Las vacaciones del emprendedor también existen

10 julio, 2018
Las vacaciones del emprendedor también existen

Los términos “emprendedor” y “vacaciones” no suelen ser demasiado amigos. Resulta extraño, y en algunos casos hasta sorprendente, usar las dos palabras en una misma frase. Parecen ser como de dos mundos totalmente opuestos y paralelos. Pero no cabe duda de que la combinación de ambos puede repercutir en hechos muy positivos en la vida del emprendedor y en el rendimiento que éste le pueda aportar a su propio negocio a largo plazo.

Un artículo escrito por Aurora Morales en el portal web Entrepeneur hace referencia a todo lo relativo a las vacaciones del emprendedor. Una de las preguntas más interesantes del artículo es “¿Por qué vacacionar?”, a lo que Morales responde de la siguiente manera: “Si no te permites tomarte un par de semanas libres al año para explorar y ampliar tus horizontes, ¿para qué tanto trabajo duro? Necesitas descansar de vez en cuando, de otra manera, terminarás agotado y tu desempeño se verá afectado, así como el rendimiento general de tu compañía; quizá hasta tu salud sufra las consecuencias”.

El banco BBVA publicó, en su página web, un artículo refiriéndose a las labores que realiza un emprendedor durante sus vacaciones. Entre otras cosas, destaca las siguientes:

  • Envía mensajes de agradecimientos a todas las personas que han colaborado con su compañía de una u otra manera.
  • Organiza su lista de contactos, una de las armas más necesarias en toda actividad empresarial.
  • Revisa las convocatorias y los eventos más importantes del próximo año, algo que le servirá para organizar el calendario y que nada se olvide.
  • Identifica las tendencias del mercado para la próxima temporada, un aspecto fundamental para tratar de adelantarse a la competencia.
  • Cuidar las herramientas de trabajo, algo a lo que quizá no pueda prestar demasiada atención durante el frenético día a día.
  • Revisa su salud, algo para lo cual tampoco tiene demasiado tiempo durante su rutina habitual pero que puede compensar mediante la realización de un chequeo completo de su estado de forma.

Sólo en dos de los puntos que destaca el artículo se hace referencia a que el emprendedor necesita desconectarse e inspirarse. Todo lo demás hace referencia a trabajo, trabajo y más trabajo. Incluso en vacaciones. El resultado de eso no puede ser positivo. Las vacaciones están para descansar y un emprendedor también necesita ese modelo de vacaciones que destacan por el móvil apagado y la mente totalmente desconectada del trabajo.

La costa, una apuesta segura

Por fortuna, muchos emprendedores han comenzado a identificar la necesidad de tomarse un par de semanas libres en verano para desconectar de todo lo que rodea a su trabajo y volver con las pilas recargadas en otoño. Romer Playa, una entidad dedicada al alquiler de pisos en Denia, ha venido identificando esta tendencia durante los últimos años y también para el verano que se encuentra a punto de comenzar, donde las reservas se han disparado entre muchos directores de empresas españolas.

Unos días en la playa le vienen bien a cualquiera. Poder disfrutar de unos días en los que el agobio brilla por su ausencia, en los que podemos disfrutar de la cálida temperatura, de las acogedoras aguas del mar Mediterráneo y en los que tener alquilado un piso con todas las garantías de comodidad es sinónimo de calidad de vida y la recompensa a muchos días y muchas horas de trabajo sin descanso.

Denia, además, ofrece un entorno ideal para descansar porque dispone de unas costas y playa de primera calidad que no se caracterizan por el agobio que caracteriza, por ejemplo, a las de Benidorm. Denia, en efecto, no es una población que se masifique en verano, lo cual ayuda de un modo muy importante a conseguir ese relax que todos los empresarios buscan con sus vacaciones en la playa.

Siempre será imprescindible tomarse un descanso con independencia de la actividad a la que nos dediquemos. Nadie puede trabajar de manera continua durante un año, sin parar al menos unos días para descansar y sin cambiar de aires. En ocasiones, los emprendedores son vistos como súperhumanos que son capaces de vivir sin vacaciones, pero lo cierto es que no dejan de ser personas normales que, como cualquier otra, tienen sus necesidades y una vida privada que también necesitan implementar.