Sé amigo de tu franquicia pero asesórate también externamente

13 diciembre, 2016
Sé amigo de tu franquicia pero asesórate también externamente

Hay gente que piensa que convertirse en franquiciado es como montar un negocio en el que te dan todo mascado. Nada más lejos de la realidad. Puede que la Franquicia te aporte algunas ventajas como tener localizada ya la distribución e incluso poder tener una imagen de marca nada más abrir el establecimiento pero la dificultad de montar un negocio no desaparece por el mero hecho de ser un franquiciado. Esto es y siempre será una carrera de fondo.

Pensemos, por ejemplo, en una franquicia de perfumes. Ellos te dan la imagen de marca, te proveen del producto que necesitas e incluso te dan algo de formación que podrás aplicar después en tu negocio pero nadie nace sabiendo y, por ende, hasta que tengas la experiencia suficiente como para salir de cualquier problema es posible que cometas errores, algunos menos importantes y otros con mayor calado, y por eso debemos contar siempre a unos buenos asesores laborales que respalden nuestras decisión, al margen de la franquicia.

Matías Carrillo es, probablemente, uno de los mejores asesores que hay ahora mismo en activo, tanto por su eficiencia como por su experiencia y dedicación. Su despachó nació en 1998 con el propósito de ofrecer soluciones a empresas y autónomos que necesitan reducir sus gastos e impuestos aprovechando las opciones legales disponibles pero  consiguió tantos éxitos que actualmente trabaja tanto en el área laboral como en el área jurídica, contable, mercantil o fiscal y tributaria.

Ahora bien, si tienes la intención de montar una franquicia donde, además de ti vayas a contar con trabajadores a tu cargo (como las franquicias de comida rápida del tipo Restalia), te aconsejo que optes por un asesor laboral que tenga mucha experiencia en casos de despidos e indemnizaciones como el despacho Durán & Durán Abogados porque, literalmente, nunca sabes por dónde te puede salir un empleado, tanto para bien como para mal.

En el mundo empresarial podemos encontrarnos tanto con empresarios tiranos que para ahorrar ponen en riesgo la integridad física y psicológica de sus empleados como con trabajadores que prefiere cobrar sin tener que mover un dedo y se sacan bajas laborales de debajo de la manga e incluso fingen enfermedades o accidentes. En este sector lo mejor es no fiarse de nadie, ni siquiera de ti mismo, así seguro que siempre estarás a salvo.

Un buen artículo del que poder coger buenos datos al respecto es este sobre cómo emprender en franquicia y salir ileso en el intento. Tened en cuenta que la franquicia como fórmula de negocio da excelentes resultados pero es cierto que la buena marcha de la unidad franquiciada dependerá de diversos factores. En ocasiones podemos comprobar que la elección no se hace correctamente y por ello debemos tener en cuenta todos los factores que pueden marcar el éxito o el fracaso de nuestro negocio: ubicación, recursos, presupuestos, marketing, etc.