Alternativas a la franquicia

6 septiembre, 2018
Alternativas a la franquicia

Es bien sabido que la franquicia es un sistema de negocio con muchas ventajas, que funciona con mucha fluidez en la mayoría de las ocasiones y que es relativamente sencillo de internacionalizar y comercializar. Pero no siempre es la mejor manera de expandir un modelo de negocio.

Cuando pensamos en una tienda de cualquier cosa que abre al público, tenemos que tener claro que lo que hay detrás es un sistema de negocio en el cuál existen unos conocimientos sin los cuáles no es posible llevar a cabo el negocio; y así mismo hay unos productos o servicios que se comercializan de manera directa.

Puede ser que muchas empresas quieran expandirse abriendo nuevas tiendas a lo largo del país o de una provincia, pero no es adecuado cuando no se tienen unas señas de identidad suficientes o un producto diferenciado y autónomo. Saber reconocer estas sitauciones es clave para no fallar con el modelo de negocio que queremos llevar a cabo.

Pongamos un ejemplo, el restaurante McDonalds en sus inicios era regentado por dos hermanos que desarrollaron un sistema para hacer una hamburguesa de manera rápida y sin modificar la receta tradicional. El inversor que decidió franquiciar los restaurantes le dio la vuelta a la tortilla, adquiriendo los terrenos en los que se asentaban los restaurantes, teniendo entonces la sartén por el mango. Pero como vemos, aquí hay un producto diferencial y un sistema de trabajo único. Por un lado, tenemos la hamburguesa y por otro lado un sistema para cocinarla de manera que nadie lo hace.

En el artículo de hoy vamos a hablar de cuándo no es posible llevar a cabo un negocio de franquicia, siendo la alternativa la creación de una cadena comercial. Un ejemplo de este tipo de situaciones es lo que ocurre con las lavadoras automáticas, que son distribuidas por empresas como Lavatur, una empresa especializada en la gestión y venta de lavadoras industriales y todo tipo de maquinaria para lavandería autoservicio con una gran experiencia en todos los sectores susceptibles de precisar esta prestación

Las redes comerciales pueden ser la solución

En los últimos años el sistema de Franquicia ha sido un punto de referencia constante para las empresas a la hora de buscar una forma idónea de expansión. Y la expansión comercial, entendida como la búsqueda de fortalecimiento de los canales de distribución de la empresa es uno de los pilares básicos de la misma, puesto que al fin y al cabo, siempre persigue el mismo objetivo: un incremento en la comercialización de los productos y servicios.

Ante ello, nuestro objetivo es mostrar al lector que frente al contrato de franquicia existen otros sistemas de expansión que en determinados negocios pueden resultar más apropiados para aumentar nuestra cartera de clientes y, por lo tanto, para aumentar la comercialización de los productos o servicios que distribuye cada enseña. De esta forma, a la hora de elegir un sistema de comercialización para proyectar la expansión de una red comercial, debemos plantearnos dos cuestiones:

Podemos identificar como la causa principal que nos obliga a buscar un sistema alternativo al de franquicia el hecho de que no podamos ofrecer alguno de los elementos esenciales que configuran el contrato de franquicia. Esto es, debemos excluir la franquicia como posible forma de expansión cuando por la estructura de nuestro negocio o por las características de los productos y servicios que comercializamos no podemos ofrecer un ‘saber hacer’ propio y diferenciable. Por ejemplo, si nuestra empresa no va a ofrecer a la persona que pretende replicar nuestro negocio en otra zona la transmisión de un conocimiento definido, de una formación específica sobre el producto o la operativa del punto de venta, etc.

Una vez excluida la posibilidad de optar por un sistema de crecimiento en régimen de franquicia debemos reforzar nuestra decisión y seleccionar qué sistema de distribución o qué tipo de red comercial va a adecuarse en mayor medida con nuestros intereses. Por ello, lo que ahora pretendemos trasmitir no es sólo la idea de que un análisis adecuado de nuestra oferta de productos y servicios por parte de un profesional nos puede hacer descartar el sistema de franquicia como forma de crecimiento, sino que también queremos hacer ver al lector que en muchas ocasiones las empresas descartan o ralentizan en exceso su expansión porque no conocen los diferentes sistemas de distribución que nos ofrece el tráfico mercantil.