Por qué el renting es una buena opción para las empresas

22 noviembre, 2018
Por qué el renting es una buena opción para las empresas

La economía colaborativa está adquiriendo mucha presencia en la sociedad, más aún con la aparición de las aplicaciones móviles con las que realmente se ha potenciado el uso de bienes de manera compartida, sin tener la necesidad de comprarlos, ahorrándose mucho dinero con ello.Este es el estilo de vida de las nuevas generaciones, que principalmente viven en la ciudad, y que no tienen la necesidad imperiosa de tener un vehículo. Lo más interesante es que este tipo de economía también es utilizada por otras generaciones más mayores, ya que servicios como BlaBlaCar no entienden de edades. Al igual que el dinero.

Pero para las empresas la economía colaborativa no es algo que se pueda aplicar fácilmente a las estructuras, más allá de fletar buses o transportes para que los trabajadores lleguen al trabajo temprano. Es difícil imaginar a una empresa que proponga comprar asientos en BlaBlaCar para acudir a una reunión importante.

Y sobre todo, este tipo de economía no cobra sentido en ambientes en los que se requiere para la actividad comercial una gran flota de vehículos. Es difícil de imaginar a un mensajero que tiene que ir con una moto de Moving entregando paquetes. Para este tipo de trabajos la economía colaborativa no tiene ningún sentido.

En estos casos en los que la empresa necesita de una flota de vehículos, lo normal es negociar con el fabricante un mejor precio por unidad si se compran bastantes vehículos. Esto es algo que se ha venido haciendo tradicionalmente por empresas de transporte principalmente, aunque como veremos esto está por cambiar.

La propiedad de un vehículo ya no es tan preciada como antes, porque cada vez sale más caro mantenerlo. Pagos como el seguro, las reparaciones y el mantenimiento, hacen que la compra de un coche sea algo que no todo el mundo se puede permitir. Además de la pérdida de valor de estos.

Existe una modalidad de contrato interesante para estas situaciones, el renting, que vamos a ver en el artículo de hoy. Esta modalidad contractual es realmente interesante para las empresas que tienen una flota de vehículos grande, ya que se pueden ahorrar bastante dinero sin tener que perder su efectividad.

La modalidad del renting no sólo tiene ventajas fiscales

El renting se presenta como un alquiler durante un tiempo más corto y con la principal ventaja de que en el pago de las mensualidades se incluyen todos los gastos derivados del uso del coche tales como las reparaciones, el seguro o los impuestos. Además algunas empresas ofrecen descuentos en otros servicios o empresas al firmar un contrato de renting.

Quizá por ello el renting ha experimentado un crecimiento importante en los últimos años, con unas matriculaciones de 408.095 unidades en 2014, de 447.623 en 2015 y hasta las 486.486 en 2016. Son cifras todavía inferiores a los números previos a la crisis, pero queda de manifiesto un aumento anual mayor que supera el de la recuperación económica del país.

Tradicionalmente han sido las flotas de vehículos, tanto de pymes como de grandes empresas, las principales valedoras del renting y, aunque siguen suponiendo la gran mayoría de los contratos, el número de particulares que se decanta por esta opción cada vez es mayor por las ventajas que puede aportar.

El perfil de usuarios que utilizan este tipo de servicios suele ser el de aquellos que por cuestiones personales o de trabajo hacen un uso exhaustivo del vehículo, recorriendo muchos kilómetros anuales y que busca cambiar de coche en periodos relativamente cortos (la duración del contrato suele variar entre 1 y 5 años).

Pero actualmente el renting también se ofrece a todo tipo de personas, sean empresarios o no. Lo interesante del renting es que para las empresas ofrece una serie de beneficios fiscales bastante importantes, por ejemplo, las cantidades pagadas del renting se pueden deducir del Impuesto de Sociedades. Si tenemos en cuenta que tenemos renting en varios vehículos, las cantidades a deducir pueden ser bastante elevadas.

El renting te permite cambiar de vehículo con más frecuencia, y sobre todo sin perder dinero. Tengamos en cuenta que nos ahorramos de entrada la pérdida de valor que sufre un vehículo nada más sacarlo del taller. Con un contrato de renting podremos cambiar el vehículo con facilidad cuando acabe el contrato.

Para valorar la idea del renting tenemos que acudir a empresas especializadas, siendo una empresa de referencia en el norte de España Mouronte, una empresa con experiencia en el alquiler de vehículos a medio y largo plazo.