Una referencia en lo que a diversificación se refiere: las cadenas hoteleras

11 enero, 2019
Una referencia en lo que a diversificación se refiere: las cadenas hoteleras

Seguramente, todos y todas las que hayáis decidido empezar a leer este artículo hayáis estudiado algo de economía a lo largo de vuestras vidas. Sabréis, por tanto, que uno de los principales consejos que todo economista da es el de diversificar el capital con el que se cuenta para minimizar riesgos y ser capaz de subsistir sin que un determinado contratiempo arruine todos nuestros planes. En el mundo de la empresa este consejo es de vital utilidad y en los tiempos que nos ha tocado vivir últimamente quien no ha diversificado ha salido escaldado.

Las franquicias que operan en España han sabido desenvolverse, en su gran mayoría, a la perfección en un asunto como este. Es cierto que la crisis económica ha acabado con aquellas empresas e instituciones que en su día decidieron centrar sus esfuerzos en la construcción. La economía española, muy volcada hacia el mundo del ladrillo, así lo pareció. Pero muchas franquicias en España siguieron un camino opuesto y apostaron por diversificar sus recursos para tener alternativas en caso de terremoto. Y les ha ido francamente bien.

Un artículo escrito en el portal web Emprendedores hizo hincapié en la necesidad de diversificar que tienen las empresas para encontrar nuevos horizontes y explorar nuevos mercados. Y es que diversificar es bastante más fácil de lo que parece. A veces no es necesario ni siquiera cambiar de línea de negocio o de público objetivo. Quizá nos basta, simple y llanamente, con cambiar de lugar. En este sentido, las protagonistas, sin ningún asomo de duda, son las cadenas de hoteles, especialistas en un asunto como el que acabamos de mencionar.

Las cadenas hoteleras, que por cierto cada día son más en nuestro país, constituyen uno de los sectores en los que más se apuesta por la diversificación. No se trata de una diversificación económica, ni tampoco una diversificación en lo que a línea de negocio se refiere. Se trata de, simplemente, una cuestión de espacio. Así es como nos lo explican desde la cadena de hoteles Mercer, que ha encontrado diferentes posibilidades y públicos gracias a la apertura de sus hoteles en ciudades tan diversas como Barcelona (Mercer Barcelona), Sevilla (Mercer Sevilla) o Granada (Mercer Granada).

Y los resultados han sido francamente buenos. Desde la propia cadena Mercer nos han explicado que gracias a este tipo de labores han conseguido superar la crisis sin excesivos problemas. Y la fórmula para ello, como ya hemos visto, no ha sido en absoluto complicada. Basta con un poco de imaginación y de picardía para ponerse a salvo de cualquier situación que, sin depender de nosotros, pueda generar un perjuicio muy grave para el conjunto de actividades que venimos desarrollando.

Las franquicias, en expansión en España

Puede ser que esas cadenas de hoteles de las que estamos hablando tengan algo que decir respecto del aumento del número de franquicias totales que operan en nuestro país, que de acuerdo con un artículo del diario El Economista se había incrementado en un 2% en 2017 hasta llegar a las 1.342 cadenas. Las cadenas de hoteles juegan un papel preponderante dentro de ese número y para ser fiable ante tanta competencia la diversificación en cuanto a lugares de presencia ha sido un elemento clave en todo momento.

Es cierto que hay quien no ha diversificado y no le ha ido mal. La excepción confirma la regla. Lo que hemos venido comentando no es algo que se cumpla en el 100% de los casos, pero de lo que no queda ninguna duda es de que no diversificar hace que el futuro no lo tengamos asegurado por completo. Los vaivenes que da nuestra economía no dependen de nuestra actividad y por tanto podríamos decir que de no diversificar nos encontramos a merced de las casualidades del destino. Y esa situación no es la mejor para todo aquel empresario o empresaria que se precie.

Nadie sabe qué va a pasar con la economía española en unos meses apenas. Sabemos que estamos creciendo poco a poco pero desconocemos su evolución inmediata. Nadie fue capaz de prever lo que sucedió entre 2007 y 2008 y el número de empresas y de personas que se llevó por delante la crisis originada durante aquellos años. Poner todos los medios para ponernos a salvo es una virtud del buen dirigente. Diversificar medios, recursos y actividades es la mejor manera de conseguirlo.