Administradores de fincas para tu negocio

18 agosto, 2015

No cabe duda de que el sistema de franquicias, para los tiempos de crisis que atravesamos, es una forma atractiva de abrir un negocio. El hecho de ampararnos en una marca más o menos conocida y con cierto recorrido hace que el riesgo se reduzca. No obstante, todo negocio nuevo, sea o no franquicia, tiene sus riesgos y una de los principales formas de maximizar recursos y rendimientos es invertirlo de la mejor forma posible y saber delegar en las situaciones que lo precisen. La administración de fincas es uno de los ámbitos de negocio en los que más riesgos potenciales podemos encontrar, por lo que es prioritario encontrar una empresa profesional que nos ayude a instalarnos y a dirigir hacia buen puerto todos los temas de papeles y disposiciones legales que podamos encontrar al respecto.

Evidentemente abrir un negocio no es elegir un local y limitarnos a estirar la mano para recibir el dinero de los compradores. Nada más lejos de la realidad. El establecimiento de la actividad laboral, la contratación de proveedores, la inscripción de nuestros trabajadores (una franquicia suele tener varios empleados en cada tienda, ya que suelen ser tiendas amplias), etc. Todo tipo de vicisitudes pueden empañar la facilidad que esperábamos a la hora de establecernos. Y en muchos casos pueden echar hacia atrás al interesado, que ante el desconocimiento prefiere no involucrarse y dedicar su tiempo a otro posible negocio o vía de adquisición de ingresos.

No hay que asustarse. Para todos los percances que puedan surgirnos existe algún asesor, gestor o consejería dispuesta a echarnos un cable. Podemos pensar que esto pueda convertirse en un gasto adicional, y sin duda que lo es. Pero ese es el principal motivo para saber en qué empresas conviene invertir nuestro capital de establecimiento. Existen gestorías que tratan varios temas desde el mismo espacio e incluso con la misma persona. Para determinadas patas del negocio pueden venir muy bien. Sin embargo, el local es, tal vez, la principal de las herramientas de trabajo, nuestro escaparate, además de nuestro centro de producción y venta. Por lo tanto, precisa de una atención especial, tanto en el proceso de creación y establecimiento de la franquicia como en el apartado posterior, el desarrollo de la actividad principal.

Es importante, porque aunque como clientes nunca nos fijemos en todas estas cosas, el empresario ha de tenerlas muy en cuenta. Su margen de beneficio depende en buena medida de estos aspectos. Por ejemplo, si el coste del local es muy elevado, implicará unos beneficios menores, lo que repercutirá en el bolsillo del empresario e incluso en los sueldos y la satisfacción de los empleados. O incluso en la calidad de los productos, ya que el dueño de la franquicia (dependiendo del margen de elección que tenga en este apartado) puede reducir costes cambiando de proveedores y disminuyendo, tal vez, la calidad del producto.

En este sentido es primordial el trabajo que realizan las empresas administradoras de fincas. 

Establecer un negocio no es tan sencillo como pueda parecer. Ni siquiera en el caso de buscar ser franquiciado. Rodearse de los mejores profesionales de asesoría y administración puede ser una salida interesante y productiva para asegurar el éxito en el proceso y reducir los quebraderos de cabeza.

Deja una respuesta