Franquicias de farmacia. Una opción más segura

3 diciembre, 2018
Franquicias de farmacia. Una opción más segura

Has acabado recientemente tus estudios de farmacia, y aunque el trabajo no te falta, lo cierto es que te gustaría tener tu propio establecimiento dispensador de medicamentos. Es tu sueño, quieres trabajar para ti, ser tu propia jefa y no depender de nadie.

El problema, es que no se puede abrir una farmacia en cualquier parte, como si se tratase de un local comercial cualquiera, en el que la gente entra a comprar productos relacionados con la salud y el bienestar. Porque la ley, regula la competencia entre las farmacias, y por lo tanto, existen muchas barreras, tanto geográficas como organizativas. Y es que esta regulación, aprobada también por el Tribunal de Justicia de la Unión Europea.

Por otro lado, en este país, no existen las cadenas de farmacias, ya que solamente un individuo puede ser el dueño de una farmacia. En la mayor parte de las comunidades autónomas españolas, no hay libertad para abrir una farmacia siendo un farmacéutico titulado. Además, no tienen libertad, tampoco, para fijar los precios, que vienen marcados por la Administración. Esto significa, que no puede haber una competencia real entre las farmacias, al menos en cuanto a precio se refiere, ya que no son ellas las que lo determinan.

Si no se compite por precio, habrá que hacerlo, por calidad

Lo que queda a la industria farmacéutica, por tanto, es competir en calidad. Los titulares de oficina de farmacia no pueden competir en precio, así que, han de esforzarse por cumplir con las expectativas del cliente, por anticiparse a sus necesidades, han de dirigir toda su estrategia, hacia la satisfacción del cliente. La calidad, pues, marcará la diferencias entre una farmacia y otra.

Y por satisfacción del cliente, se entiende una buena atención al público, unos horarios amplios (aunque esto también está regulado por la legislación española), o la posibilidad de hacer las compras online. Y en este último punto es donde entra en juego Farmacon, una empresa especializada en el diseño web para farmacias, así como en la promoción y creación de tiendas online para el sector farmacéutico, ofreciendo soluciones completas, desde una plataforma eCommerce creada y diseñada para atender las necesidades concretas de las tiendas online para farmacias, a un amplio portfolio de servicios de consultoría y marketing online. El diseño web, la creación de blogs, la gestión continuada de apoyo y una amplia gama de servicios adicionales, consolidan a esta agencia, como una propuesta real de contrastada experiencia. No hay nada más fácil para vender y promocionar una farmacia online.

Un ejemplo lo tenemos en la Farmacia Nou Campanar, en el años 2015,y actualmente, además de ofrecer un servicio online, ponen disposición de sus clientes, diferentes especialidades como medicamentos, nutrición, parafamarcia, ortopedia, veterinaria, etc…

La farmacia online, es la respuesta a las necesidades de una generación, hija de la era tecnológica, y que prefiere hacer sus compras por Internet. Hoy, la mitad de las compras se hacen a través de la red, y en pocos años, la mayor parte de las compras se harán mediante este sistema. Así, las compras, son mucho más discretas, y al cliente, le gusta esta confidencialidad, sobre todo, teniendo en cuenta el tipo de productos que se despachan en las farmacias. Ningún cliente tiene que enterarse de lo que compras si no quieres.

Calidad, calidad y calidad

La competencia, en este sentido, es brutal, y no lo es más, porque no se puede, ya que, las farmacias no fabrican los medicamentos, sino que ya vienen fabricados y prescritos. Así que poco tienen que ver con la calidad de los medicamentos.

Por eso, el servicio a domicilio o a través de la web, se posiciona como la mejor estrategia para atraer a la clientela, que podrán hacer sus compras cómodamente sin necesidad de moverse de casa.

La asociación entre farmacéuticos, en lugar de la competencia, se presenta como la única salida a las restricciones de la Administración. De esta forma, podrían colaborar, con el objeto de ofrecer mejores servicios y prestaciones a sus clientes. Porque si una farmacia acumula stock a fin de dar respuesta a todas las demandas del consumidor, y no lo vende, está perdiendo dinero.

Una alternativa, más segura, es la franquicia de parafarmacia, sobre todo, para los emprendedores y emprendedoras.