Autónomos franquiciados. Te contamos como funciona una franquicia en España

7 noviembre, 2018
Autónomos franquiciados. Te contamos como funciona una franquicia en España

¿Quieres emprender con un negocio propio, pero no quieres afrontar demasiados riesgos? Entonces, la franquicia es el modelo de negocio que más te conviene. ¿Por qué? Pues porque además de no exigir demasiada inversión inicial, tienes la seguridad, de estar formando parte de una empresa de éxito. Otros han hecho lo mimo antes y les ha ido muy bien. ¿Por qué contigo iba a ser diferente? Y es que en caso de dudas, nada mejor que copiar todo aquello que funciona, y a partir de ahí, intentar mejorarlo.

Cuando montas una franquicia, lo que haces, es abrir un negocio, a partir de la experiencia y el éxito de otro, es decir, de la empresa franquiciadora. Cada vez son más las personas autónomas que eligen esta fórmula, debido a las numerosas ventajas que ofrece. Pero, ¿sabes realmente en que consiste abrir una franquicia?

Montar una franquicia en España

Empecemos por definir este término. Una franquicia es un modelo de negocio en el que intervienen dos partes, el franquiciador y el franquiciado. El primero, pone la marca, la imagen, la experiencia, los procesos, la formación, y todo lo que tenga que ver con la empresa en sí. Por su parte, el franquiciado, es el autónomo responsable de la gestión del negocio, y a cambio paga una cuota previamente pactada, que puede ser, fija o variable.

Gestionar un negocio, parece fácil a priori, pero no lo es tanto, y si no se hace bien, pueden producirse pérdidas importantes. Por eso, los expertos recomiendan contratar los servicios de un asesor. Y así nos lo confirma Martín Laucirica, del grupo asesor con el mismo nombre. Ésta es una asesoría en Bilbao formada por un grupo de abogados economistas con más de 25 años de experiencia en contabilidad fiscal, laboral, jurídico, mercantil, auditoría e inmobiliaria. Aquí asesoran tanto a pequeñas y medianas empresas, como a autónomos y particulares, facilitando un servicio integral a todos y cada uno de ellos.

El éxito de las franquicias

Cada vez son más los autónomos que se apuntan a esta fórmula de negocio. Y es que las ventajas son múltiples y variadas, tanto para el franquiciador, como para el franquiciado. ¿Quieres conocerlas?

Pues bien, en primer lugar, para el franquiciador, supone asumir un riego menor, una rápida expansión del negocio, apoyándose en el trabajo del franquiciado, rentabiliza más rápido las campañas de marketing es más rentable, consolida la marca, y optimiza mejor los recursos de la empresa.

Para el franquiciado, también corre menos riesgo, al partir de una inversión menor, y aprovecha el éxito de un negocio exitoso. Además, tendrá acceso a la formación, asistencia, proveedores e incluso financiación. Esto fortalece el negocio, lo hace más competitivo, aumentando sus posibilidades de éxito y su supervivencia en un mercado tan competitivo como el actual.

En definitiva, para el franquiciado, el trabajo es mucho más fácil, ya que la mayor parte ya está hecha. Por otro lado, evita pérdidas de tiempo intentando dar a conocer un negocio, ya que el plan de marketing corre a cargo de la empresa franquiciada. El negocio ya está en marcha, tiene éxito y solo hay que ponerse a trabajar.

Al contar con el apoyo de la marca, el franquiciado asume mucho menos riesgo. Este apoyo incluye el mantenimiento, los conocimientos y la experiencia de una empresa exitosa. Esto le permite ser más competitiva y posicionarse frente a la competencia, por muy poderosa que ésta sea. La hostelería, es el sector que más ha sabido aprovecharse del éxito de la franquicia. Pero no son los únicos, lo mismo ocurre con el sector de la moda o de la alimentación.

Debido a las grandes ventajas de este modelo de negocio, son muchos los autónomos que quieren franquiciar su negocio.

¿Qué requisitos se han de cumplir para franquiciar un negocio?

Pues bien, en primer lugar ha de constituirse un contrato entre franquiciado y empresa franquiciadora. El contenido de este contrato ha de ser claro, concreto y concreto. Existen 4 manuales operativos: el manual de procedimiento, el manual relacional, el manual de claridad y el manual de productos. Una vez esté lista la documentación, el franquiciador procederá a la selección del candidato ideal para expandir su negocio.