El aire comprimido, uno de los productos con más usos y ventajas en la industria

12 septiembre, 2018
El aire comprimido, uno de los productos con más usos y ventajas en la industria

Con el paso de los años, la industria se ha ido beneficiando de diferentes avances que ha traído el progreso y la investigación y desarrollo de los diferentes campos que componen los sectores de producción industrial. Lejos queda ya aquella época en la que todas las piezas se hacían a mano por obra de un artesano y es que hoy en día, la gran mayoría de los productos que tenemos en nuestras casas son producidos de forma industrial en cadenas de producción que son capaces de sacar miles o millones de productos cada día, todos ellos, listos para ser puestos en manos del consumidor final y es que los tiempos han cambiado y hoy impera la velocidad frente a la calidad, es por ello que todos los procesos se han tenido que ir adaptando de forma rápida y constante para poder satisfacer una demanda cada vez mayor y cada vez más globalizada y descentralizada.

Uno de estos grandes avances de los que os hablamos y aunque no lo podemos situar al mismo nivel que la luz o las nuevas tecnologías de la información, es también de vital importancia, es el aire comprimido, una tecnología o aplicación técnica que hace uso de aire, como su propio nombre indica, tras someterlo a una gran presión por medio del uso de un compresor. Además, y gracias al desarrollo tecnológico, en la mayoría de las aplicaciones, el aire ya no solo se comprime, sino que se aprovecha el proceso para hacer desaparecer por completo la humedad, así como para filtrar el aire de posibles impurezas. Esto ha hecho que el uso del aire comprimido se haya generalizado rápidamente en la industria y es que, además, tiene la ventaja sobre los sistemas hidráulicos de ser más rápido. No obstante, en lo que se refiere al posicionamiento de los mecanismos, cabe reseñar que es algo menos preciso y que, además, este no permite fuerzas grandes, sin embargo, para el uso del día a día, si que implica un importante ahorro de tiempo y esfuerzo para todos los trabajadores de las empresas. Tanto es así, que, si os fijáis en un taller mecánico, ya nadie aprieta las ruedas a mano ni los tornillos, todos ellos optan por el uso de pistolas de aire comprimido para acabar antes y habiendo realizado un esfuerzo mucho menor.

Grandes empresas como el grupo Costa crearán 1.600 empleos en un nuevo centro industrial en Fraga el cual hará un uso optimizado de la energía mediante los sistemas de refrigeración y congelación, sistemas de aire comprimido y vapor, entre otros. Por lo que como se puede comprobar, las empresas siguen optando por este tipo de sistemas para sus nuevas instalaciones. Esto se debe a que, entre otras, cuenta con ventajas como:

  • Es económico. Lo podemos conseguir directamente de la atmósfera para incluirlo en nuestro fluido de trabajo, por lo que no implica costes.
  • Es seguro. Al no poseer propiedades explosivas es muy seguro y, por el mismo motivo, el riesgo de accidentes con su uso es muy bajo.
  • Es abundante. Al ser aire, podemos encontrarlo en grandes cantidades a lo largo y ancho de todo el planeta.
  • No contamina. Simplemente comprimimos aire, es por ello por lo que una vez usado, lo devolvemos a la atmósfera sin ningún tipo de cambio.
  • Rápida respuesta. Los actuadores que tenemos que instalar para usar el aire comprimido nos proporcionan una rápida respuesta.
  • No requiere líneas de retorno. A diferencia de otros sistemas como el hidráulico, este no requiere de líneas de retorno, sino que una vez usado, lo devolvemos directamente a la atmósfera.
  • Fácil montaje y mantenimiento. Simplemente hacen falta las manos de un experto de Reboca para su montaje y correcto mantenimiento ya que su experiencia les hace ser los mejores en la fabricación de este tipo de sistemas, sin embargo, esto, no les llevará mucho tiempo.
  • Fácil transporte. Son tubos, actuadores y un compresor.
  • La instalación es sencilla, rápida y limpia

Usos del aire comprimido en la industria

A lo largo del post ya os hemos ido diciendo alguno, pero lo cierto es que, si los quisiésemos mencionar todos, seguro que alguno se nos quedaba en el tintero, ya que son cientos de ellos. Entre los más comunes destacan su uso en talleres mecánicos y de chapa y pintura ya que permiten realizar los trabajos en un menor tiempo y con menos esfuerzo. Los pintores también optan por pistolas accionadas por aire comprimido ya que pueden llevar a cabo su trabajo de una forma más eficiente. Muchas de las empresas industriales que nos encontramos en nuestro país también hace uso de esto, ya que, por ejemplo, en el caso de empresas navales o aeronáuticas, les sirve para cortar las piezas a una mayor velocidad.